Google Analytics

Pese a que puede parecer obvio, creo que es importante empezar por conceptos muy básicos de estructura. Aunque parezca mentira, en varios proyectos me he encontrado con estructuras de Analytics creadas de forma incorrecta, y a veces solucionarlas puede comportar tiempo, quebraduras de cabeza y complicaciones que se podrían haber ahorrado desde el principio con una buena estructura.

Google Analytics funciona con una estructura a varios niveles, y el usuario administrador de la cuenta puede dar acceso a terceras personas a aquél nivel que desee. Tener esta estructura bien creada y de forma coherente es primordial. Analytics tiene tres niveles diferenciados: cuenta, propiedad y vista. Vamos a ahondar en cada una de ellos.

 

1- Cuenta:

La cuenta de Analytics es el nivel jerárquico más alto. Dentro de una cuenta se pueden configurar varias propiedades, y en cada propiedad varias visualizaciones.

Para entenderlo, y haciendo un símil empresarial, una cuenta de Analytics sería equivalente a una empresa. Todo lo que esté sota la misma razón fiscal puede (o debería, mejor dicho) configurarse en la misma cuenta de Analytics, incluso si se trata de una empresa muy grande con diferentes unidades de negocio o explotaciones. En cambio, es importante que no se mezclen diferentes empresas o negocios en la misma cuenta de Analytics. Algunas configuraciones sólamente se pueden realizar a nivel de toda la cuenta, y compartir cuenta en diferentes negocios puede generar algunas complicaciones.

Es necesario diferenciar una cuenta de Analytics con la cuenta de correo electrónico (normalmente Gmail) que accedes a Analytics. El acceso a Analytics es tu usuario de acceso, y éste puede visualizar múltiples cuentas de Analytics. A menudo me encuentro con usuarios de Analytics que tienen una única cuenta y allí configuran todas las propiedades que desarrollan, sean del negocio que sean. Como ya he comentado en el párrafo anterior, esto nos puede comportar problemas de gestión y alguna complicación.

 

2- Propiedad: 

Se entiende propiedad cómo sinónimo de sitio web. Una misma empresa puede tener diferentes sitios web. Por ejemplo Playbrand: la consultoría donde trabajo tiene el web corporativo, el proyecto de charlas ‘NITS‘ y el magazín PlayPills. Estos tres espacios són tratados de forma independiente en cuanto a analítica web y métricas, pero todos ellos pertenecen a Playbrand y se encuentran en la misma cuenta de Google Analytics.

Cada propiedad corresponde habitualmente a un único dominio web, aunque no siempre es así. Por ejemplo, en el caso de hoteles o otro tipo de alojamiento, se acostumbra a configurar bajo la misma propiedad tanto el dominio del web corporativo como también el dominio del sistema donde se realizan las reservas, si se da el caso que éstas se completen fuera de la web corporativa.

Entonces, podríamos concluir que cada propiedad responde a un objetivo de negocio: branding y captación de potenciales clientes en el caso de un web corporativo, reservas en el caso de alojamientos o ventas en el caso de un e-commerce. 

 

3- Vista: 

Finalmente, cada propiedad puede tener varias ‘vistas’ configuradas. Una vista es, simplemente, una muestra de los datos que recoge, analiza y procesa Google Analytics para esa Propiedad web. Cada vista puede configurarse de forma diferente aplicando filtros, objetivos o confugraciones avanzadas.

Como buena práctica es recomendable mantener una vista sin ninguna configuración adicional o filtro, resultando una “vista de seguredad” donde ir a visualizar los datos en caso de algún imprevisto. Además, también se recomienda configurar una vista de ‘prueba o test’ para validar configuraciones antes de implementarlas a la tercera vista, que se acostumbra a llamar “Master View”. Esta última vista será la que tendrá todas las configuraciones objetivos y filtros configurados y es la que utilizaremos de forma predeterminada para analizar los datos.

Estas tres visualizaciones (“Todos los datos”, “Test” y “Master” es lo primero que recomiendo que configuréis en cualquier nuevo proyecto de analítica. Las vistas no recogen datos de forma retroactiva, por lo tanto es importante crearlas cuanto antes. Más adelante veremos en detalle otras funciones y tipología de vistas y cómo se puede sacar el máximo rendimiento de ellas.

Esto es todo de momento. Y como digo siempre, ¡para cualquier cosa ya sabéis dónde encontrarme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *